Buscar este blog

lunes, 3 de junio de 2013

VEUVE CLICQUOT


te me vendiste, diosa,
si, te me vendiste al todo poder
de la marca,
el glamour,
el ocho por ciento,
las cenas de gala,
los lunch en casa míster x
y las presentaciones en el Corte Inglés
con los fotógrafos del ABC.


claudicaste, por mor de la posteridad, ¡claro!,
al reconocimiento,
al ego,
y todo eso que hace mojarte las bragas cada noche
recordando cómo te echó un piropo (seguramente forzado)
ese señor de gris, impostor de dentadura blanquecina,
ojos lascivos y piedad innata.


no te cansas de repetirnos
que sigues siendo libre
revolucionaria y comunista;
pero tu armario esconde ya dos Armani
y un Tom Ford.
en tu mesa un encargo sobre poesía lésbica
en el siglo XVIII.


y nos dices, entre bromas 
que donde esté una buena caña
se quite el Veuve Clicquot.
(y nos explicas, a los ignorantes,
que es un champagne francés
de la casa de Louis Vuitton)

¡ah!

¡ven!

dame un último beso
y que te vaya bonito.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario