Buscar este blog

lunes, 8 de julio de 2013

TE VI ALEJARTE

pudiste volver la cara, mujer,
y no lo hiciste.
pudiste,
pero, al contrario,
altiva,
te fuiste alejando,
contorneada, inconvergente,
enfundada y ajustada al máximo.

tal vez a sabiendas,
tus pasos eran más concienzudos.
-seguro que me entiendes-.

te vi alejarte.
¿Cómo no iba a hacerlo?,
después de aquel bendito infierno
con el que nos despachamos.

mañana,
cuando entregue el informe a tu marido
y le cuente como me ocupó toda la noche,
(mientras palpo tu tanga azul
aún en el bolsillo de mi vaquero),
esbozaré un carcajada resonante en el tórax
que tú oirás desde la cocina
de tu flamante apartamento,
querida.

me volverás a pedir, otro día, sin previo aviso,
sexo, sin más,
y volveré a mirarte después, como de costumbre,
mientras te alejas,
ese hermoso trasero despechado,
que tanto me hace sonreír.

(pablo otero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada