Buscar este blog

lunes, 27 de agosto de 2012

ENCELA DOS


Porque vas y vienes.
Porque soñamos en demasía.
Porque carecemos de piel
y todo son lejanías y miedos.

Porque vienes y vas,
y nos huimos y recelamos y lloramos
penas invisibles y furtivas.
Porque inventamos escaleras
de subida y bajada a cada instante.

Vamos y venimos a salas espejadas
y nuestros miedos se multiplican por cien,
por mil, sin sentido.

Y ahí está el deseo, abriéndose paso a codazos
entre tanto celo.
Y ahí están los silencios, hablando abiertamente
de lo que no somos capaces de hablar
sinceramente.

Ese espacio, ese tiempo, me arde el cuero
y no hay bálsamo que aplaque este deseo
de amarte con los dedos.

(pablovalladolid) 27/8/12

2 comentarios:

  1. gracias Concha. tú siempre ahí. se agradece de una forma especial. un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar