Buscar este blog

domingo, 26 de junio de 2011

SOLOS


Solos.
Solos en el paraninfo de las estrellas.
Aguerridamente solos.
Sin palabras ni versos.
Sin ojos y sin piel, sin pies y sin alma.
Solos.
En la negrura de la casa del poeta.
En concupiscencia con el aire
que nos liba.
Solos.
En la soledad de nuestros silencios.
Quietos.
Quietos los sentimientos.
Quietas las inquietudes y las dudas.
Todo en un bálsamo de orgásmicos silencios.
Solos,
y sencillamente unidos por una ensoñación
sin sentido.
Melancólicamente sin sentido.
Melancólicamente ensoñación.
Solos.
Solos para viajar por entre los espasmos
de lo desconocido.
Por entre las rutas no abiertas,
por entre las heridas,
por entre las venas,
pero solos.

Tan solos como un funeral de vagabundos,
pero vivos.

(pablo otero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada