Buscar este blog

miércoles, 29 de junio de 2011

Siempre la palabra. Siempre.

LITOGRAFIA EN ESMERALDA



Es mi deseo
que se cumplan, a mi muerte,
todos los capítulos del Ingenioso Hidalgo.

Para ello,
dejo en depósito a mi abogado
un montón de maravedíes,
una espada cordobesa,
y una calavera.

¡que pocos hombres, padre!
¡que pocos hombres sabios!

(pablo otero)

martes, 28 de junio de 2011

LA MUJER QUE VINO DEL MAR


“Para que haya paz en el mundo,
es necesario que las naciones vivan en paz.
Para que haya paz entre las naciones,
las ciudades no deben levantarse
una contra otra.
Para que haya paz entre las ciudades,
los vecinos deben entenderse.
Para que haya paz entre los vecinos,
hace falta que reina la armonía
en el hogar.
para que haya paz en casa,
hay que encontrarla en el corazón
de cada uno.”
Lao Tse

La mujer que vino del mar
no traía quejidos ni resentimientos,
venia descalza y sola.

La  mujer que vino del mar
traía en sus grandes ojos
toda la humanidad posible.

La mujer que vino del mar
vestía transparencias,
y en sus pechos llevaba
semillas para alimentar
miles de sueños.

La mujer que vino del mar
pisaba ingenuidad
con forma de arena eterna.
Moldeaban con sus pies
caracolas hirientes.
Y en su corazón
las preguntas sangraban
a borbotones.

Hola.
Hola, mujer que vienes a mi cobijo
con sombras, sueños y dudas.
Acurrúcate en mi pecho
y descansa.
No hables.
Simplemente déjate llevar
por el compás de los latidos
del un mundo que te ama.

Vive tus sueños dentro o fuera,
da igual,
pero que ningún intranscendente
los anule.

A la mujer que vino del mar
la quiero cerca,
siempre cerca,
aunque no pueda tocarla.

pablo otero


domingo, 26 de junio de 2011

SOLOS


Solos.
Solos en el paraninfo de las estrellas.
Aguerridamente solos.
Sin palabras ni versos.
Sin ojos y sin piel, sin pies y sin alma.
Solos.
En la negrura de la casa del poeta.
En concupiscencia con el aire
que nos liba.
Solos.
En la soledad de nuestros silencios.
Quietos.
Quietos los sentimientos.
Quietas las inquietudes y las dudas.
Todo en un bálsamo de orgásmicos silencios.
Solos,
y sencillamente unidos por una ensoñación
sin sentido.
Melancólicamente sin sentido.
Melancólicamente ensoñación.
Solos.
Solos para viajar por entre los espasmos
de lo desconocido.
Por entre las rutas no abiertas,
por entre las heridas,
por entre las venas,
pero solos.

Tan solos como un funeral de vagabundos,
pero vivos.

(pablo otero)

martes, 21 de junio de 2011

MUJERES DESESPERADAS CON VESTIDO ROJO


Lucia está cansada de andar sin destino,
de tantos amores rotos.
y en la cuneta descansa meditando
si merece la pena volver a levantarse.

Petra ve como se acaban sus días
sin que sus manos ni sus pies
le hagan caso.
la cabeza da órdenes
que el cuerpo no asimila.
y se pregunta si no es mejor apretar ya los dientes
y dejarse ir.

Lourdes acaba de ganar un concurso de poesía nacional
y mientras traga vergüenza en un auditorio
delante de tres mil quinientas cincuenta y una personas
en ese instante
decide no volver a escribir su vida
un día más.

Miriam llega a casa despacio
tira la bata blanca sobre el sofá
y sale a la terraza de su ático a fumar
un último Chesterfield.
ya son 32 en tres años los que se le han ido.
son demasiadas muertes,
demasiadas lágrimas
y demasiadas preguntas.
el silencio es tan atrayente,
la acera parece tan limpia.

Ana descubrió hoy
que le quedan no más de seis meses.
conduce sin ganas.
los regalos del viaje de novios
aún están por abrir.

(pablo otero)

miércoles, 15 de junio de 2011

Constantino Cavafis

La ciudad

Dices: "Iré a otra tierra, hacia otro mar
y una ciudad mejor con certeza hallaré.
Pues cada esfuerzo mío está aquí condenado,
Y muere mi corazón
lo mismo que mis pensamientos en esta desolada languidez.
Donde vuelvo los ojos sólo veo
las oscuras ruinas de mi vida
y los muchos años que aquí pasé o destruí".

No hallarás otra tierra ni otro mar.
La ciudad irá en ti siempre. Volverás
a las mismas calles. Y en los mismos suburbios llegará tu vejez;
en la misma casa encanecerás.
Pues la ciudad es siempre la misma. Otra no busques -no la hay-
ni caminos ni barco para ti.
La vida que aquí perdiste
la has destruido en toda la tierra.

martes, 14 de junio de 2011

lunes, 13 de junio de 2011

Cuestionando


“Solo cuestionando las creencias con las que hemos ido creando nuestra identidad, podemos llegar a ser libres mentalmente”

(pablo otero)