Buscar este blog

lunes, 5 de marzo de 2012

QUIERO QUE TE VAYAS


Y se fue.

Con musgo entre los pies,
con vacío,
con la tristeza de lo inacabado
y el pesar
de lo no descubierto.

Y se fue
en zapatillas,
sin más traje.

Caminó sin sentido,
con la inercia
de los comedores de pipas,
triste,
la mirada baja,
la brújula rota
y la nuez cascada de tantas palabras
baldías.

Y se fue
sin saber donde,
que rumbo trazar,
ni que señales seguir.

No cambió su apariencia,
ni su risa
ante su público;
pero el teatro, vacío,
dejó de ser mágico
y se convirtió en ciego.
Y se fue
con el corazón cansado
y sin respuestas.

“quiero que te vayas”
fue lo último que escuchó.

Después, todo fueron nieblas
y vacíos.
Después, todo fueron sin sentidos
y nobleza.

Fue mucho tiempo a su lado
y lo único que ahora recuerda
es un “quiero que te vayas”
lleno de rabia
y resentimiento.

No hay apenas motivos,
solo uno:
se perdió para siempre
lo que un día se dio libre y voluntariamente,
en algún recodo olvidado
del camino.
Y el querer no vasta
para el deseo.

Y se fue como vino,
solo, vacío y lleno de miedos.
Con la sensación de haber estado
siempre
solo.


(pablovalladolid)

4 comentarios:

  1. Precioso, triste, conmovedor,emotivo....tú.
    besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. la vida es así, tú lo sabes bien. Me alegro muchisimo verte de nuevo. Siempre estás en mi corazón. Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta ver que de nuevo escribes.

    ResponderEliminar