Buscar este blog

domingo, 11 de marzo de 2012

AL OTRO LADO DEL SEXO


Lléname del rocío que escupe tu falo desbocado,
cubriéndome de silencio,
pero antes,
que sean palas tus palabras y me lleven
a la isla de los pájaros sedientos,
que tu boca alimente la simiente
que, muda, siembro en el altar de los cobrizos.
Empuja tu pubis y déjame caer
en un abismo lácteo de estrellas.

Lléname de quebrantos y sonidos inconexos.
Que se curve mi cuerpo como arco y que te lance
todos los gritos que llevo ocultos desde niña.
Sé la espada que atraviese el arcón de mis miedos.
Y bésame,
bésame,
bésame tanto que llenarte pueda
de espasmos y de vientos.

Y luego,
luego llena mi ego lavando los platos
que se agolpan en la mesa.


(pablovalladolid)

2 comentarios:

  1. Me gusta tu poética, pero un poco sexita por eso de lavar los platos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mercedes. Tranquila, es solo un guiño que nos devuelve a la realidad. Más que nada pq así intento veo la poesía, una combinación de mística, estética y realidad. un abrazo.

    ResponderEliminar