Buscar este blog

sábado, 7 de abril de 2012

18

Lánguidamente suspendido.
Nostálgicamente enamorado.

Ver cómo se va estirando la muerte
en unos ojos castaños,
es una placer diario de amores y miedos.

Y no hay amor más intenso
y no hay dolor más cruel
ni esperanza más buscada.

Vamos a pasear, hija
y que el viento de la vida
nos golpee la espalda con tal fuerza
que lo más lejos,
a tu lado.

No habrá espina que me des
que me lacere,
ni dicha que me lances
que supere tu venida.

No hay más,
porque en ti está todo.


(pablovalladolid) 8-4-12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada