Buscar este blog

lunes, 23 de abril de 2012

A ANTONIO GAMONEDA



A ANTONIO GAMONEDA 
( 17-5-2000 )

La noche, la noche, la noche,
la muerte.
Ahí, a la vuelta de la esquina,
monocorde.
Como esperándola con enervada pasión,
está Gamoneda.
En la poyata, viendo pasar las carretas,
de la infancia.
Seguro que ya rondaba la muerte
cerca.
Tan cerca como para olerla y rozarla y mirarla
y reírse de ella y respetarla.
Aprendió tal vez a amarla.
Intuyo pesar en tus palabras, poeta, tu voz
me suena a resignación mal ocultada.
A posta, ciertamente.

Cuando a la muerte se tiene tan cerca
y se la sirve en bandeja nuestros sinsabores,
solo se obtiene el fiel reflejo
de una cordura mal disimulada.

(pablovalladolid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada