Buscar este blog

sábado, 7 de abril de 2012

ME ACOJO A SAGRADO


(y que al final me juzgue mi dios)

Palpita mi vientre
como volcán sangrante.
Me ciega el celo
y la noche rasga
mi cordura.

Mi razón la nubla lo invisible
y el caballo a su puerta
me domina.
No hay control que aplaque mi furia
ni furia que detenga mi quebranto,
porque lo espolea la carne
que jamás fue mía.

Palpita mi vientre y se cuartea
de golpe mi piel y mis entrañas.
Ya no veo ni siento más golpe
que el noqueo de mil agujas
infiltradas en mi venas.

Me acojo a sagrado y allí mis lágrimas
matan, despedazan, muerden, rasgan y trituran
a los amantes de mi media vida.

Me acojo a sagrado y el alba calma finalmente
mi rabia.
(sine die)
.
(pablovalladolid)

No hay comentarios:

Publicar un comentario